Día 2: hoy he visto un poco de porno online

Quizá a muchos parezca un poco ridículo este tipo de declaraciones, como si fuera una confesión, pues por supuesto no soy ni el primero, ni el último, ni el único que hoy haya hecho algo así; tampoco es algo extraordinario que lo haga yo, la verdad es que es una de mis aficiones preferidas, seguro que lo mismo que para mucha gente, y la única diferencia es que yo lo digo sin tapujos y sin ninguna clase de vergüenza. Por suerte, ya mucha gente piensa así también.

Durante un tiempo, fui bastante aficionado al porno amateur, supongo que cosas de la edad. Cuando veía a esas chicas desnudas frente a sus webcams, o a otras que se desnudaban junto a sus parejas, hombres o mujeres, y se ponían a follar delante de una cámara, siempre me preguntaba si alguna de mis amigas o conocidas hacía eso en la intimidad de su cuarto, y yo no era capaz de averiguarlo. Así, eso me hacía mirarlas a todas con ojos diferentes, imaginándomelas sin ropa, toda calientes tocándose o haciendo que un maromo las penetrara a base de bien.

Y curiosamente, eso me hacía parecer mucho más atractivos para las chicas, no podéis imaginar el lote de follar que me di por aquella época. Supongo que mi interés por ellas era más que evidente, y aunque me llevaba la curiosidad, parece que ellas interpretaban que las consideraba algo así como mitos eróticos, viendo en ellas sólo belleza y sensualidad. La mente de las mujeres es un misterio, a veces creo que sólo entienden lo que quieren, pero que dios me libre de poder comprenderlas; y en esos momentos, tampoco es que me interesara mucho, al fin que eso me proporcionaba sexo a mansalva, así que todo perfecto.

Pero desde hace un tiempo, imagino que también influenciado por mi propia edad, mis gustos pornográficos me están llevando hacia las maduras xxx. No os diré que encuentro atractivas a las abuelas con arrugas y pechos caídos, todavía no es para tanto (espero no llegar a esos extremos hasta que yo mismo sea un viejo); pero sí que me ponen bastante las mujeres a partir de la treintena. Había escuchado que era al contrario, que conforme uno cumplía años iba apegándose más a las jovencitas, algo que ver con subirse el ego o algo así; pero también hay que reconocer que las señoras mayores de ahora no tienen nada que ver con las de antes, y que donde haya un buen cuerpo de mujer madura, que se quiten las curvas juveniles.

Luego también está el tema de la experiencia, que quieras que no también le da atractivo y morbo al asunto, aunque por supuesto haya a quien le mole desflorar chicas vírgenes. A mí de siempre me han gustado más bien putas la verdad, que hubieran estado con otros tíos antes de estar conmigo, así que supongo que eso va en los gustos de cada uno. Y es que en el sexo y tambien en el porno, ya se sabe, es como dice ese famoso dicho: para gustos, los colores… nunca se sabe qué es lo que puede gustar a cada quien, a veces hasta llegamos a sorprendernos con los gustos ajenos, jeje.

Día 1: un comienzo con mucha ilusión

Dicen que escribir un diario cada noche es algo muy sano para la mente, algo así como una liberación de todas las vivencias del día, en la que se reflejan emociones, impresiones y anhelos que hemos experimentado a lo largo de la jornada. Muchos psicólogos lo aconsejan como terapia, y oye, quién soy yo para decir lo contrario.

Ahora, al llegar a este momento de mi vida, me pregunto si será igual de terapeutico no sólo escribir sobre las últimas 24 horas, sino también desde más atrás. Claro que lo suyo sería haber empezado antes, pero bueno, nunca es tarde si la dicha es buena, la verdad, y más vale tarde que nunca. Bueno, en vez de este derroche de refranes, lo que quiero decir es que estoy contento de que se me haya ocurrido averiguar esta cuestión, porque me hace ilusión comenzar este blog y saber qué tan bien me voy a sentir con este proyecto.

En breve voy a empezar a hablaros de mi vida: de mí mismo, de las personas que me rodean, de la gente que conozco y he conocido,  y de algunas de mis vivencias. Parece que soy arrogante pensando que estas cosas le pueden importar a alguien, pero como digo, mi intención es hacerme mi propia terapia; aunque claro, si a alguien más le sirve para algo, o como mínimo le entretiene, pues mejor que mejor. Mis amigos me han animado a ellos, y a más de uno tengo interesado a ver qué es lo que voy a contar en estas páginas, por si cuento algún secreto que ellos desconozcan. No prometo nada, pero intentaré hacerlo lo más ameno posible.

A veces pensamos que las cosas que nos pasan sólo nos ocurren a nosotros, y nos hacemos nuestras propias torturas mentales dándole vueltas a ello una y otra vez. Plasmar estos pensamientos en palabras, ya sea hablando o escribiendo, hace que dejen de estar solamente en nuestra cabeza, y si además lo compartimos con otra u otras personas, lo que nos tortura empieza a parecer menos grave, e incluso podemos llevarnos la sorpresa de que a ellos les haya pasado algo similar, o puede que peor. No es muy agradable eso de consolarse con desgracias ajenas, pero a veces puede resultar muy útil, mal que nos pese.

Bien, creo que como introducción ha sido bastante, ahora sólo queda ponerse manos a la obra. Espero que estéis tan impacientes por leer como yo por escribir, nos veremos pronto y espero que os quedéis por aquí, primero por curiosidad y después por verdadero interés, o porque os guste lo que leéis.